Archivo del Autor: robertoaraque

Acerca de robertoaraque

Escritor, ingeniero y, por sobre todas las cosas, hablador de paja.

Crítica

“El que puede ser artista no se limite a ser crítico y los artistas que el tiempo confirma sólo son comprendidos en todo su valor por los artistas. Un creador sabe que una útil y vital critica verdadera detecta lo nuevo y poderoso, y lo auxilia en su desarrollo, tanto como penetra y estimula todo tipo de creación de verdaderos valores, no repetitivos, no convencionales, no facilistas. Sigue leyendo

Anuncios

Consentir o no hacerlo

Antes que nada me gustaría que compartieran esto. No suelo pedirlo, pero me gustaría un comentario.  Y les dejo el link para que lean la noticia: violación

Es de noche. Caminas por una calle de Pamplona. Estás de fiesta, feliz y borracho. Te fuiste de juerga con tus amigos y te has perdido, pero no te importa porque, como ya mencioné, estás feliz y borracho hasta la médula. Te encuentras a cinco extraños, hombres como tú, y preguntas dónde está tu coche porque no tienes ni puta idea en dónde lo dejaste – recuerda que estás borracho-.  Los tipos son buena gente, te dicen que te llevarán a tu coche y confías en ellos. Pero, en lugar de hacerlo, eligieron otra localización donde te violan de todas las formas posibles. Estás borracho, no sientes y no hablas; no tienes la capacidad de negar ni consentir nada. Sigue leyendo

Nueva novela

Escribo una novela corta. Primera vez que lo intento, lo hago por partes en una página. Adjunto por si alguien desea entrar y echar un ojo a la lectura.

“…Desconozco si ella llegó a comprender que no todas las personas pueden compartir su espacio y tiempo. Quien está solo, a sabiendas de que le gusta, es porque comprende que ese silencio y ese espacio le sirven para crecer, al menos que no necesite hacerlo a partir del contacto con los demás. Ambas cosas hacen falta, pero algunas personas tienen la balanza más inclinada a la soledad..”.
 

Nuevo capítulo de novela

Escribo una novela.
“Salí del almacén, despedí al joven y miré el cielo. Observé a la más bella de las estrellas, la última de la noche, y pensé que más bien pertenecía a la aurora; esa joya segura del día cuyo círculo corona las mañanas para celebrar a un Dios ausente y cruel. Gutiérrez me miró desde el centro del almacén y asomó un atisbo de miedo…”

Nueva novela

Me embarqué en un proyecto, escribiré una novela. La publicaré por partes en una red social de escritores. No sé, lo intentaré. Aquí dejo el link.

“Está muerta, siempre lo estuvo. Y el asesino confesó que cuando abrió la puerta ella le mostró una sonrisa y un par de ojos marrones que en el fondo anhelaban un sueño eterno, lo ansiaba con desespero y él sólo estaba allí para culminar el trabajo que hace algunos años ella misma intentó. La belleza es brutal, incluso los ángeles le temen para no caer como en el pasado, y ella era bella, terriblemente bella, pero tan muerta como una de esas flores de plástico que venden en las calles, y no lo sabía hasta que lo conoció.”

https://litnet.com/es/book/el-crimen-de-otro-b61047

https://litnet.com/es/reader/el-crimen-de-otro-b61047?c=493218

Aborto

Leí que el ser humano tiene su nacimiento biológico, en el parto, claro, y luego el psicológico con las caricias de los padres; el primer contacto es con la madre y, si no es un desgraciado hijo de puta, con el padre, luego los abuelos y los tíos, aunque estos ocupan un segundo plano. Esto me asombró. Entonces me quedé pensando, y pensando, concluí que nuestro nacimiento es un trauma horroroso y brutal; Para empezar estabas en todo mullidito, tibio, protegido en el vientre y , si se puede decir, feliz, y de pronto un día de esos sin tener idea de porqué, eres abortado, expulsado violentamente de esa primera casa tibia como si bajaran el inodoro para ser recibido en un ambiente hostil; y empiezas a escuchar ruidos, y a sentir hambre y sed, y los olores y colores que te nublan el olfato y la vista, luego te cansas, se te llenan de aire los pulmones y, aunque en ese momento no lo comprendes, tus músculos te duelen porque no están hechos para ese ambiente, y te hallas agotado atrapado por un terror generalizado y paralizante. No entiendes nada. Coño, sí, eso es un trauma horrible. De allí que no hay psiquis sin amor, porque lo primero que entendimos después del parto, a través del cuerpo y nuestros sentidos, es que el amor es la salvación, la caricia materna nos instruye en eso; nuestro primer amor. El primer lenguaje es el físico, las caricias de la madre es la salvación de ese miedo, o terror, de encontrarse desnudo, indefenso, solo, hambriento, extenuado, con frío y sin saber qué mierda pasa. Nuestra búsqueda nos precede, el amor en realidad es el antídoto para el miedo y el sexo, o placer, es una especie de antídoto sintético, por supuesto antinatural y ponzoñoso, que cumple la función de una suerte de anestesia ante algunos síntomas producidos por ese miedo, esa enfermedad que nos corroe el alma. Porque el amor, ese amor primogénito, es la sensación de volver a casa, y la casa, supongo, es el origen bien conocido por cada fibra de nuestro ser pero desconocido para una mente embriagada con tantas mierdas sociales. Creo que todo este viacrucis de la humanidad por alcanzar el amor ha sido por esa necesidad casi fisiológica de curar ese miedo, terror, pavor que proyectamos en las guerras, peleas, mentiras, odios…

Sigue leyendo

Nueva historia

Es la historia de un padre de familia homosexual que después llevar una doble vida se realiza una operación de cambio de sexo. Deja a su familia y empleo como contador público para cumplir su sueño de ser Drag Queen en Estados Unidos. Triunfa y llega a ser conocido como la Madame sado. Sigue leyendo