Abuso de las palabras “eso”, “cosa”, “vaina”, “algo”,”esto” y sustitución de verbos frecuentes

“Ese día la llevé en coche a la playa. No era un día de fiesta y aún no era verano, todo estaba desierto. Vagabundos playeros en andrajos dormían en la arena. Había otros sentados en bancos de piedra compartiendo una botella solitaria. Las gaviotas revoloteaban, estúpidas pero distraídas. Ancianas de setenta y ochenta, sentadas en los bancos, discutían ventas de fincas dejadas por maridos asesinados mucho tiempo atrás por la angustia y la estupidez de la supervivencia. Había paz en el aire y paseamos y estuvimos tumbados por allí y no hablamos mucho. Era agradable simplemente estar juntos…”

Por otro lado, el buen uso de los recursos literarios le otorga al relato una riqueza y belleza que en algunos casos es inigualable, pero su buen manejo requiere talento y años de estudio y práctica. Coloco el siguiente texto de un otro reconocido autor No ganador del Nobel de literatura como ejemplo:

“Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender…Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. “

Aquí dejo algunas definiciones:

  • Vocabulario frecuente: Se utiliza en todos los textos. Está formado por nexos ( preposiciones y conjunciones) y palabras que carecen de significado propio ( pronombre y determinantes) o que aparecen en cualquier tema (cosa, día, gente…), adjetivos y verbos.
  • Vocabulario disponible y técnico de cada campo semántico: Se utilizan en función del tema.

Otra definición interesante es el de las palabras llenas y vacías, las primeras tienen un significado y las otras no, por lo tanto el vocabulario frecuente está formado por palabras vacías y el técnico y disponible por las llenas. Algo que se debe tener en cuenta, y es muy importante, es que las palabras llenas tienden a olvidarse más rápido que las vacías. Ahora bien, las palabras fáciles son vocablos que tienen muchos significados y aparecen en cualquier infinidad de temas, se recomienda usar esas palabras con cautela. Entre las palabras de este tipo se tienen los pronombres, los adverbios, las conjunciones y los verbos “ser”, “estar”,”haber” y “tener”, “decir”…y otros vocablos que son usados para prescindir de términos precisos.

Entre las palabras fáciles más comunes tenemos:

  • La palabra cosa.  Ejemplo:  La humildad es una cosa muy rara.

Puede sustituirse por : La humildad es una rara virtud

  • La palabra algo. En este caso no es tan sencillo, se debe usar esta palabra cuando se desee dar un sentido indeterminado. Ejemplo:  Leeré algo mientras viene. Aquí se entiende que no sé sabe lo que se leerá ( indeterminado)
  • Existen casos cuando debe ser sustituido. Ejemplo: Hay algo trágico en esa historia. Una historia no puede ser “algo” trágica, ser o no ser. Es preferible una afirmación: Una historia trágica.  Aquí es donde el carácter lógico de lo que se escribe cobra fuerza y marca diferencia. No se puede estar “medio” triste o “medio” contento.
  • Los pronombres demostrativos “esto” y “eso”. Pueden sustituirse por el relativo o por el determinante demostrativo seguido de un sustantivo. Ejemplo: Tú amas a tus padres. Esto te honra. ¿ Qué te honra? Tú amas a tus padres, ese sentimiento te honra.
  • Lo mismo sucede con la palabra vaina. Ejemplo: La vaina está peluda. ¿ Qué es vaina?

Los verbos “ser”, “estar”, “encontrarse” y “haber” ( impersonal) pueden ser sustituidos. Estos son verbos fáciles, de amplio significado y de uso común. Ejemplos:

  • En la casa hay una bandera.
  • En el cielo está el sol.
  • Tener el último puesto.
  • Esta flor tiene un perfume delicioso

Pueden sustituirse

  • En la casa ondea una bandera.
  • En el cielo brilla el sol.
  • Ocupar el último puesto.
  • Esta flor huele delicioso

El verbo “hacer”. Es un verbo muy amplio e incoloro. Algunos ejemplos:

  • Hacer honor por honrar.
  • Hacer música por componer.
  • Hacer maravillas por maravillar.
  • Hacerse ilusiones por ilusionarse. 

Una regla general consiste en usar el verbo hacer siempre que se refiera a una acción manual, manipulación o artesanía. Ejemplos:

  • Hacer una mesa
  • Hacer pan.
  • Hacer el café. En este caso particular se refiere al café como infusión. El grano se cosecha.

El verbo “poner”. Se puede sustituir, siempre que se obtenga más precisión. Ejemplos:

  • Luis puso varias palabras.
  • Juan puso en orden todos sus libros.

Puede sustituirse por:

  • Luis escribió.
  • Juan ordenó sus libros.

Los verbos “decir”, “ver” y “producir”.  Ejemplos:

  • Decir un soneto.
  • Vea usted por sí mismo.
  • Ayer se produjeron cien muertos.

Puede sustituirse por:

  • Recitar un soneto.
  • Juzgue por sí mismo.
  • Ayer murieron cien personas.

Zapatero a su zapato, es lo único que digo con respecto a la sustitución de verbos y al abuso de las palabras fáciles. Estos fenómenos se deben a la constante transgresión del lenguaje en los medios de comunicación y la falta de lectura. El autor del libro de redacción expresa que la flojera nos está matando ( no textualmente, utilizó palabras elegantes); queremos ser escritores sin leer; periodistas y hablar como en un mercado ; no aceptamos críticas; y no estudiamos el lenguaje. Y no es sólo leer, sino que se debe tener cuidado al hacerlo, si se consumen alimentos grasosos aumenta el riesgo de infarto. No quiero nombrar autores, pero en el valle del señor se ve de todo. Y ahora con el Internet, ni hablar. La escritura es un arte, las cosas no hay que hacerlas por hacerlas ( Sí, usé la palabra “cosa”. Lo sé, puede que esté mal). Pero cuando se asume el oficio de escritor se entiende que debes leer y no me refiero a grandes cantidades de libros, sino a la calidad y a la forma como se asimila la información. Tampoco creerse el Cervantes del siglo y corregir a todo el mundo ( risas), sino que se debe estar comprometido con la escritura y asumir una postura firme, sin menospreciar a los demás y entender que cada día se aprende algo y que todos cometemos errores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s