Mi vida sin ella

Su nombre es Ana . Nació el 9 de junio del 83. Vive en Barcelona. En algún momento alguien pintó frente a la entrada de su casa un grafiti que decía: “Gaby te amo”. Le gustan las canciones de Ana Gabriel y Rocio Durcal, durante su juventud escuchó a Ricardo Arjona y le pareció lo mejor del mundo, ahora lo niega y sonríe. De vez en cuando se le atraviesa un tipo que se obsesiona con ella, sabe cómo manejar a esa clase de locos. Cree en el silencio como ungüento para discusiones y para locos. Su cabello es castaño oscuro. Es alta. Tiene los ojos marrones, siempre busca la mirada de las personas cuando habla. En su adolescencia practicó basquetbol, tocó la guitarra y soñó con ser médico. Dibuja muy mal. No es buena en matemáticas, pero tiene excelente memoria y le gusta la literatura, hay un poema de Neruda que le encanta (no te quiero sino porque te quiero). Ahora que reflexiono, siempre es romántico observar a una mujer mientras lee poesía, bebe cerveza y eructa. Una vez confesó que creía en la libertad, en la libertad de luchar por algo y fracasar. Comprendió que ser libre es bonito, te permite intentar. Su color favorito es el morado. Adora a los niños, tiene dos y no sé sus nombres, pero el varón posee su mirada y la niña es hermosa. No le agradan los ascensores desde que se quedó atrapada en uno durante un viaje a Brasil. Tiene pésima voz y no lo sabe, escucharla en un kareoke debe ser una tortura.

Ayer la vi, caminaba con sus niños. No ha cambiado, al llegar a casa me vi en un espejo y descubrí que yo tampoco. He querido hablarle, pero me atemoriza el ridículo. Siempre he sido un cobarde. Entonces escribo y sigo con mi vida, mi vida sin ella.

.

Anuncios

4 pensamientos en “Mi vida sin ella

    1. robertoaraque Autor de la entrada

      En realidad le escribo de vez en cuando, pero en el relato ella es una metáfora. Ana representa el amor juvenil que dejamos ir. Podría llamarse María o lo que sea. “En realidad, todos tenemos una Ana” ( Palabras de Martín Petrozza, un colega escritor mexicano muy bueno)

      Responder
  1. Chicka Lit

    ¡Qué profundo y sencillo a la vez!
    Es genial tener en nuestros recuerdos algo que nos hace sentir de esta manera, yo a veces prefiero quedarme con el “y si…” pues el recuerdo en sí es una joya. Gracias por compartirlo con nosotros. Un abrazo

    Responder
    1. robertoaraque Autor de la entrada

      ¿ Qué hubiese pasado si…? eso es lo que siempre pienso…Respecto a la misteriosa “Ana”, ella está muy bien y feliz. Pocos entiende el verdadero objetivo del relato jajajajaja

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s