De cómo las barbacoas nos hicieron más inteligentes.

Interesante.

Ciencia Histórica

Hace un par de días, a raíz de la publicación del artículo “Sopita de dinosaurio para el niño enfermo”, recibí un par de comentarios que como mínimo podrían calificarse de ingenuos, nacidos del absoluto desconocimiento de la realidad histórica y científica en lo concerniente a la evolución y naturaleza del hombre. Uno de ellos decía que “Los humanos no están diseñados para comer carne”, y el otro, que los dinosaurios son como nuestros abuelos y que como tales había de respetarlos. Sobre el segundo apenas quiero pronunciarme pues pocos le prestarían más atención de la debida, y puede haber sido el fruto del descuido o de un cabreo, pero el primero necesita ser rebatido con hechos para evitar que ese falso mensaje se propague aún más, pues lleva ya tiempo incrustado en las mentes de más de un incauto. La arqueología nos proporciona las pruebas.

barbacoas

Ver la entrada original 781 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s