Excesos, Repeticiones, conectores, adjetivos y adverbios (Parte I )

Excesos

Decidí hacer una reseña de los errores que cometemos al escribir. Por un lado esto forma parte de mi aprendizaje como narrador y por el otro deseo compartir lo que he aprendido con uno que otro desconocido.

1.   Repetición innecesaria:

Es un error común. Es necesario revisar el uso de una palabra para no abusar de ella. Recomiendo un diccionario. Pero no debes exagerar a la hora de cambiar palabras, más adelante explicaré porqué.

Ejemplos:

“El olvidó lo que ella también había olvidado”

 Esto podría expresarse de la siguiente manera:

 “Ambos lo olvidaron.”

 “La obra era muy larga. Una obra así tardaría meses en hacerse”

 Esto podría sustituirse por:

“La obra era muy larga, tardaría meses en culminarse”

Cuando repites una palabra demuestras que no eres un lector regular – para escribir hay que leer, leer y volver a leer, es como aprender a caminar; primero debes gatear -. Es algo fastidioso estar frente a un relato que repite la misma palabra cada dos oraciones. Es considerado un error grave, sin embargo, existen excepciones:

Nunca, nunca, pero nunca jamás debes repetir una palabra a menos que sea necesario.”

 Esto es válido cuando se desea hacer énfasis en una idea. Es usado en expresiones autóctonas, diálogos entre gentes vulgares y monólogos internos. Pero hay que estar claro en cómo y dónde usarlo.

Para llegar a ser un buen escritor hace falta hacer tres cosas con cierta regularidad: Leer, leer y, cuando creas que has leído suficiente, volver a leer. Y lo demás son trucos del oficio“

Esa frase la dijo alguien importante, pero no recuerdo quién.

2.   Explicar en demasía.

Cuando un escritor desea mantener la atención o llevar de la mano al lector para que el relato no se le haga complicado puede llegar a cometer este error. No hay que “llevarlo”, todo lo contrario; es necesario que él complemente la historia y se comporte como una especie de coautor con cierto grado de libertad.

“El muerto no se movió porque estaba tieso”

 “Sus ojos eran de color azul, como el cielo y el mar”

 “Se lanzó desde lo más alto de la estatua de la libertad y murió por la caída”

 Explicación: Los muertos por lo general no se mueven – a menos que sean zombis – , el azul es un color – no hay que especificarlo- además el cielo y el mar son azules – por lo general – y si alguien se lanza desde esa altura– a menos que especifiques algo fantástico – morirá por la caída- lo más probable- .

 Una forma de escribir las frases anteriores sería:

 “no se movió”

 “Sus ojos eran azules”

 “Se lanzó desde lo más alto de la estatua de la libertad”

 Aquí también existen excepciones:

 “Lo vi con mis propios ojos”

 Es evidente que lo vio con sus ojos, pero esta frase se utiliza para enfatizar o dar un matiz vulgar. Es un recurso literario válido y muy expresivo.

 “Patróncito lo digo y lo sostengo; lo vi con mis propios ojos, estos mismos ojitos que se comerán los gusanos.”

 “Patrón, lo vi”

 Para mí la primera logra expresar mucho más que la segunda. Con sólo leerla el lector puede intuir que el personaje es del campo, inculto y hablador. No tiene necesidad de describirlo porque el personaje, con su forma de hablar, se define a sí mismo.

 3.   La repetición y la economía del lenguaje

 Escribir es como cocinar, si aderezas mucho puede que la comida quede salada y si eres muy egoísta, desabría. Hay quienes llevan la reducción del lenguaje a niveles anormales. He leído “cuentos” como:

 “Yo la maté”

 “Sintió una ráfaga y cayó”

 Para mí no son relatos hipercortos, sino oraciones sin ningún grado de dificultad que bien podrían ser redactadas por algún estudiante de secundaria con un mínimo de sentido común. Sin embargo, existe una corriente –una serie de pseudo intelectuales – que enarbolan este tipo de “relatos” y los hacen ver como una máxima del pensamiento humano, algo así sucede con la pintura. Soy de los tipos que si ve un cuadro negro sobre un lienzo blanco diré que es un cuadro negro y nada más, me importa una mierda lo que digan los críticos o el artista; un cuadro negro es un cuadro negro y no representa el problema existencial del hombre o cuanta mierda inventen con palabras cultas que  sólo ellos, y su circulito, comprenden.

 No quiero parecer arrogante – aunque en el fondo ambos sabemos que sí lo soy, todo escritor lo es aunque no quiera admitirlo- les dejo un párrafo de uno de mis cuentos. Aquí pueden ver más o menos lo que trato de expresar.

 “Soy distraído. Muy descuidado. Terriblemente despistado. Podría estar una viga frente a mis ojos y no me fijaría en ella, sino en la pluma que a lo lejos flotaría sobre un pastizal que ni siquiera sería real; sería tan imaginario como las sensaciones de felicidad o tristeza que me agobian durante el día y la noche, o la pluma misma. Pero la viga sí. Y su golpe también. El dolor no provendría del impacto, sino de la culpa. Pues, como suele pasar, se acercaría despacio. A paso lento pero seguro. Fácil de eludir. Nunca oculta. Y sin embargo allí habría un resultado, una herida franca y abierta que crecería, crecería y consumiría todo mi ser. Acabaría con todo ápice de bondad. Porque la culpa, saber que siempre estuvo allí y no haber reaccionado, es lo que más duele y atormenta.”

Aquí hago reiteraciones, abuso de los sinónimos, no economizo y repito varias palabras. Y sin embargo no se lee del todo mal – creo-.

4.   El abuso de los conectores.

 Los conectores son muy útiles para enlazar ideas, sin embargo, no se debe abusar o caer en repeticiones innecesarias. Aquí dejo una lista de conectores que pueden ser usados en relatos, varios con la misma función.

Cronología: En primer lugar, ante todo, fundamentalmente, lo más importante, después, por fin, es importante (verbo en gerundio), primero, para empezar, finalmente, mientras, por último, sobre todo, antes, ahora mismo, anteriormente, poco antes, al mismo tiempo, simultáneamente, en el mismo momento, entonces, más tarde, más adelante, a continuación, acto seguido.

 Ideas: Podemos incluir (verbo en gerundio), de modo accesorio, sobre todo, y, de todos modos, de cualquier forma (manera), cabe destacar, de modo idéntico, de nuevo al mismo tiempo, así mismo, se puede señalar, inclusive, además, de la misma forma, también, algo semejante ocurre con…, otra vez.

Oposición: Pero, empero, aunque en otro sentido, no obstante, por otra parte, como contrapartida, sin embargo, a pesar de, a diferencia de, en camino por un lado, y el por el otro, en otro orden de ideas, al otro extremo, ahora bien, por lo contrario, mientras que, antagónicamente, en contraposición a, al revés que.

Ejemplo: Por ejemplo, tal es el caso, si apelamos a un ejemplo, así como, tal como, si usamos una imagen, un ejemplo de, tal vez así, si apelamos a un símil, similarmente.

Explicativos: Permítanme explicarle, es decir, al principio, en otras palabras, de todos modos, de hecho, permítanme ahora, sea que, en un inicio, en todo caso, lo que es lo mismo, de cualquier manera, modo, forma, eso quiere decir.

Abordar otro tema: Con respecto a,  en cuanto a, en relación con, acerca de, otro punto es, por lo que se refiere a, el siguiente punto es.

Organizar: Por un lado, por una parte, en cambio, sin embargo, ahora bien, no obstante, por el contrario, además, luego, después, así mismo, a continuación, así pues

Aclarar: Es decir, en otras palabras, dicho de otra manera, como se ha dicho, vale la pena decir, hay que hacer notar, lo más importante, la idea central es, vale destacar, hay que tener en cuenta, esta es, en efecto.

Detallar: Por ejemplo, en particular, en el caso de, a saber.

Resumir: En resumen, recapitulando, brevemente, en pocas palabras, globalmente, recogiendo lo más importante, en conjunto.

Concluir: En conclusión, para concluir, para finalizar, así pues, en definitiva.

Causalidad: Porque, visto que, a causa de, por razón de, con motivo de, ya que, puesto que, gracias a, gracias que, por culpa de, pues, como, a fuerza de, dado que, considerando que, teniendo en cuenta.

Es una lista que encontré por allí, hay que tener mucho cuidado a la hora de usarlos, sobre todo los adverbios. Pero creo que con una la lectura constante no se tendrá este problema. La cuestión de los conectivos es difícil de explicar. Sí, son necesarios. También resulta prudente no repetirlos, no obstante, puede caerse en un excesivo cultismo, y eso resultaría peor; no existe mayor arrogancia en el mundo literario que la de una historia escrita por un hombre sin talento.

Abuso de adjetivos.

El adjetivo (adiectīvus, “que se agrega”) es una clase de palabra que complementa a un sustantivo, expresa características o propiedades atribuidas al mismo. No importa si son concretas o abstractas.

Los adjetivos describen objetos y situaciones, pero no debemos excedernos porque le restan fuerza a la narración. Ejemplo:

En el ocaso se veía el sol enorme, grande, luminoso. Irradiaba a la calle, inhabitada y sin vida.

Muchos adjetivos son problemáticos. Para empezar se corre el riesgo de colocar sinónimos para describir un mismo objeto, también hacen la lectura tortuosa y caen en la obviedad.

En el ocaso se veía el Sol. Irradiaba la inhabitada calle.

Hay quienes evitan los adjetivos y los adverbios. Esos relatos se describen como asépticos. No critico la idea de reducirlos al máximo, más sin embargo no digo que es ley; de vez en cuando hay que describir los objetos. Porque al hacerlo – sin exagerar – le das ciertas características distintivas que podrían resultar útiles en el relato.

5.   Adverbios.

El adverbio es un tipo de palabra invariable que tiene por función modificar de distintas formas al verbo, a un adjetivo, o bien a otro adverbio.

Adverbios según su significado.

Como lo indica su nombre, se tiene en cuenta el concepto que el adverbio expresa.

Adverbios de tiempo: ahora, ayer, anteayer, (o antes de ayer), entonces, mañana, hoy, pasado mañana, anoche, anteanoche (o antes de anoche), ya, todavía, siempre, aún, jamás, nunca, temprano, tarde, antes, después, luego, pronto, cuando, cuándo.

Adverbios de lugar: allí, aquí, ahí, acá, allá, abajo, arriba, cerca, delante, detrás, lejos,, debajo, encima, atrás, enfrente, alrededor, donde, dónde.

Adverbios de modo: así, bien, mal, solo, peor, despacio, mejor, deprisa, raído, como, cómo.

Adverbios de cantidad o grado: muy, mucho, bastante, poco, demasiado, más, menos, tan, tanto, cuanto, cuánto, casi, medio, apenas, así de, azaz, harto.

Adverbios de afirmación: sí, también, cierto, claro, exacto, obvio, verdaderamente.

Adverbios de duda: probablemente, quizá, acaso, tal vez, a lo mejor, puede, puede ser.

Adverbios de negación: no, nunca, tampoco, negativamente, jamás.

Adverbios simples: bien, mal, cerca, lejos, siempre, sí, quizá(s), acaso, aquí, allí, entonces, luego.

Adverbios derivados: Son aquellos que provienen de otra palabra. A este grupo pertenecen los terminados en -mente:

Ejemplos: rápidamente, presurosamente, lentamente.

También son adverbios derivados palabras como: debajo, detrás.

Adverbios según su naturaleza gramatical.

Los que corresponden a este grupo, vuelven a clasificarse en dos grupos, los cuales son:

Adverbios léxicos: Se afirma que los mismos constituyen una clase abierta, ya que pueden ir incorporando una gran cantidad de nuevos adverbios. En general, a este grupo corresponden aquellos terminados con en -mente. Aunque también existen otros, tales como: adrede, bien, deprisa, regular, temprano.

Adverbios gramaticales: Este grupo forma una clase cerrada, al contrario de los adverbios léxicos. Vuelven a subdividirse en los siguientes tipos:

Demostrativos: Aquí, ahora, así.

Identificativos: Antes/ después. Encima/debajo. Los identificativos están integrados por los adverbios de tiempo y de lugar.

Cuantificativos indefinidos: Mayormente, los adverbios de cantidad se encuentran en este grupo. Ejemplos: algo, demasiado, suficiente.

Relativos: cuanto, cuando, como, donde.

Interrogativos y exclamativos: cuánto, cuándo, cómo, dónde.

Adverbios según su incidencia sintáctica.

Este grupo clasifica a los adverbios teniendo en cuenta las diferentes relaciones y significados que pueden adoptar en cada oración. Se divide en los siguientes tipos.

Adverbios argumentales: Son aquellos que se hallan comprendidos especialmente en el predicado. Ejemplo: Coloca el libro ahí.

Adverbios atributos: Estos adverbios cumplen la función de los atributos. Ejemplo: Se encuentra divinamente.

Modificadores de adjetivos: demasiado cerca, harto lejos.

Adjuntos o circunstanciales: Modifican a un verbo, a un adjetivo o a otro adverbio. En el contexto en que son utilizados su empleo no es estrictamente necesario. Ejemplo: hablar bien, muy bajo.

Adverbios oracionales: Los adverbios oraciones son aquellos que pueden modificar en forma general a todo el enunciado. Expresa lo que el hablante juzga en la oración. Dentro de este grupo se encuentran otros subtipos tales como los adverbios de tópico (ej: legalmente, sus acciones son incorrectas, de enunciación (ej: sencillamente, ha resultado ser un fracaso), y otros.

6.   Excesivo cultismo:

Las palabras rebuscadas y rimbombantes nos alejan del lector promedio y nos hace ver arrogantes. Los términos técnicos deben reservarse para los escritos especializados. Los arcaísmos son palabras que ya no forman parte de las listas oficiales de nuestros lenguajes, no deben ser eliminados pero sí se debe pensar muy bien al utilizarlos. Por no querer repetir palabras usamos sinónimos, muchas veces colocamos palabras “exóticas” en oraciones vulgares. No sé cómo, pero se nota la diferencia y cae mal. Ejemplo:

Él cambió de lugar porque el tufillo huero no le consentía sosegarse.

Se entiende un poco mejor de la siguiente manera:

Él cambió de lugar porque el olor a mierda no lo dejaba dormir. 

Anuncios

2 pensamientos en “Excesos, Repeticiones, conectores, adjetivos y adverbios (Parte I )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s