Navidad

Sí, soy un gran ingeniero. No porque me gradué en Harvard ni en el MIT, sino porque me las ingenié para egresar, con todo y lo bruto, de la UDO Anzoátegui. Aguanté lagrimogenas y evité balas y perdigones; fui de los que rasparon muchas veces y no huyó; sin ser un atleta corrí como Bolt en las protestas; esquivé a los malandros del barrio y a los guardias; entendí fundamentos I y sus geroglificos, además no me causó gracia el chiste del escorpión; iba güindando en los buses para llegar temprano porque no tenía carro y siempre llegaba antes de los que sí los tenían y vivían cerca; siempre pagué con ticket estudiantil y cuando no existía lo hacía con 5 Bolívares aunque me mentarán la madre; conocí a Surita y a Meudys; resolví toda la guía de matemática 1 de Iris Tuarez ; nunca le hice curso a Ronny aunque ganas no me faltaron; me calé las colas de Pozuelo y le eché codo a mis compañeros para agarrar el bus; aguanté insulto de colectores y una vez que atracaron el bus no me robaron por mi cara de limpio; muchas veces mi almuerzo fue un cocosette y un nestea; soporté que me llamarán tira piedra y flojo; por lo menos una vez vomité en casa de un compañero de clases; aprendí a fumar y dejé de hacerlo en la universidad; vi materias de noche en básico sin que me asaltaran; hice cola en el comedor casi a diario y fui a casi todos los almuerzos navideños; me monté en la ruta muchas veces y por las mañana corría para que no me dejara; presenté 10 exámenes en una semana y los raspé todos; una vez me mandarón a reparación con 4.4 y fui sin lloriqueos – de eso hay testigos; Marigree Cordova-; fui de los últimos que vio metalurgía con Eliné y casi me raspa, siempre me acuerdo de Saray con sus ojos azules y de Aristobulo con su voz de locutor; me reí con los chistes de Bittar en Transferencia de calor y se me salieron las lágrimas la última vez que lo vi en la funeraria; asistí a tres caravanas de fin de materias antes de terminar; escuché varias veces el pitido de Stevenson; todas las materias que vi con Rengel me las rasparon por lo menos una vez; nunca entendí electrotecnia; me deleitaba con la figura de Mari trini en industrial; compré libros fotocopiados; jugué truco en las mesitas de la entrada; no pasé debajo de la moneda por miedo a nunca graduarme; me recosté en la gramita que está en la entrada un sábado por la mañana; estudié en las mesitas de básico; conocí al Trinitario y muchas otras cosas más que no me acuerdo ahora. Feliz navidad a los colegas y panas de la universidad; no los veo ni los llamo, pero los recuerdo con cariño y respeto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s