La presidenta- la presidente ( correcto o incorrecto )

“…En el castellano existe un participio activo como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo ” atacar ” es ” atacante “; el de “salir” es “saliente”; el de “cantar” es “cantante” y el de “existir” es “existente” ¿Cuál es el del verbo ser ? Es “ente” que significa “el que tiene identidad”, en definitiva ” el que es” .Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que tiene la capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “ente”. Así, al que preside se le llama “presidente” y nunca “presidenta”, independientemente del genero (masculino o femenino ) del que realiza la acción. De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no ” ardienta”; se dice ” estudiante”, no estudianta; se dice “independiente”, no independienta; “paciente”, no pacienta; “dirigente”, no dirigenta…”

Lo saqué del diario “Quinto Día” en la columna de J. Almenar. Transcribió una carta enviada por el filólogo Beltran Socorro.

Ahora bien, leí que es permitido ambos casos; decir: “la presidenta” y “la presidente”. Sucedió con la palabra sirviente, ambos casos son correctos; “la sirviente” y “la sirvienta”. Esto es algo muy curioso porque coloca un precedente. Hablé con un filólogo, me dijo que la tendencia es que se permitan ambos casos ( la presidenta, la presidente ).Además,  el diccionario de la Real Academia define la palabra presidenta:

 1. f. Mujer que preside.

2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).

3. f. presidente (‖ jefa del Estado).

4. f. coloq. Mujer del presidente.

Por lo general los sustantivos terminados en “e” son neutros (presidente, gobernante, gerente). También encontraremos profesiones terminadas en “a” como dentista, artista, concertista, malabarista…) y designan ambos géneros, masculino y femenino. Pero, como he mencionado – sirviente- sirvienta-, ya existe un precedente. Así que, después de todo, no estaban tan mal. Sólo es cuestión de gustos y estilo. Hasta ahora sólo existen dos excepciones: presidenta y sirvienta.  Sin embargo, hay casos en los cuales no se presentan dudas: la gerente, la amante, la teniente…

Lo cierto del caso que toda regla tiene su excepción. También que el hábito se hace costumbre y este por ley regla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s